Depresión en niños y adolescentes

La depresión mayor es un trastorno constituido por un conjunto de síntomas afectivos, cognitivos y/o físicos. El número de niños y adolescentes que sufren de esta enfermedad sigue creciendo y cada vez es más común, aunque la mayoría de los jóvenes que la padecen no reciben diagnóstico ni tratamiento.

¿Que causa la depresión?

Como en muchas enfermedades no hay una sola causa, pero la genética determina si alguien está predispuesto o no a sufrirla.

El abuso sexual, el abandono, el divorcio de los padres, las pérdidas afectivas o los desastres naturales pueden precipitarla.

También las enfermedades médicas crónicas, los problemas socioeconómicos, la pertenencia a grupos marginales o matoneo facilitan su aparición.

No obstante en algunos casos aparece por sí sola, sin que nada malo haya pasado antes.

¿Cuáles son los síntomas?

Como en cualquier enfermedad, no todas las personas presentan los mismos síntomas, pero quien la padece tiene algunos de ellos:

  • Se deja de disfrutar lo que usualmente es placentero.

Por ejemplo: el juego, el viajar, ver televisión, compartir con amigos, ir a cine o bailar.

 

  • Se pierde el interés por el estudio y se baja el rendimiento académico.

Los niños o adolescentes que de repente se vuelven “malos” estudiantes, probablemente estén deprimidos y cuando se recuperan vuelven a ser buenos.

 

  • Se deja de socializar.

Los chicos tienden a aislarse, a encerrarse en su cuarto, dejan de hablar, evitan salir.

 

  • Hay cambios emocionales sin un claro motivo

Algunas veces es tristeza y llanto sin motivo, otras es rabia e irritabilidad, otras preocupación y angustia. Algunas veces, son todas juntas.

 

  • Hay ideas negativas.

Los muchachos comienzan a pensar que no son capaces, inteligentes, atractivos; pierden la esperanza en el futuro, se sienten inferiores a los demás, piensan en la muerte como una posible solución y algunas veces intentan suicidarse, en el peor de los casos lo consiguen.

 

  • Hay síntomas en el cuerpo.

Cansancio, pérdida de energía, dolores sin otra causa médica que los explique.

 

  • Cambios en el sueño y apetito.

Pérdida de la capacidad de dormir bien, somnolencia, sueño no reparador, disminución del apetito o incremento exagerado, algunas veces esto genera cambios en el peso.

 

¿Hay tratamiento?

La depresión puede tratarse, los niños y adolescentes diagnosticados y tratados a tiempo pueden recuperarse totalmente.

Buscar ayuda profesional siempre es una buena idea.

 

Referencias:

https://scp.com.co/wp-content/uploads/2016/04/3.-Depresi%C3%B3n.pdf

Oscar Andrés Correa Rico, Director Científico de Pinares Mind & Health.

Loading Facebook Comments ...